SpainGlobal

Inicio BreadCrumbs Separator Casos de éxito BreadCrumbs Separator Miguel Escobar, arquitecto español en Montreal

Miguel Escobar, arquitecto español en Montreal

 

 

Miguel Escobar nació en Santander en 1959. Salvo un breve paréntesis, vive en Canadá desde 1965, en donde dirige el despacho de arquitectura y urbanismo Future Cities International. Además, es presidente de la Asociación de Negocios España-Canadá, un club empresarial que ha adquirido un creciente dinamismo como impulsor de las relaciones empresariales entre  los dos países.

 

SpainGlobal.-

-¿Cómo surgió la asociación de negocios España-Canadá que usted preside? ¿Qué objetivos tiene?

La asociación se creo para reconocer los hombres y mujeres de origen español que juegan un papel importante en la economía canadiense, así como empresas canadienses que están activamente implicados en el mercado español.  Su papel principal por el momento es de networking y de representación institucional.

 

- ¿Cree usted que la comunidad de población española o de origen español puede desempeñar un papel de utilidad para la expansión de las empresas españolas en Canadá?

La Asociación no es una Cámara de negocios, o sea, no ofrece servicios directamente a empresas.  Su papel, por el momento, es aglutinar personas españolas que dirigen empresas en Canadá y que puedan ofrecer sus servicios. 

Su función principal es el networking.  Ojalá, en el futuro, la Asociación pueda transformarse en una Cámara de negocios.  Creeos que es más importante por el momento establecer una buena reputación, destacar como un grupo de influencia importante y atraer miembros serios que quieren apoyar y participar en el desarrollo de la organización.

 

- ¿Cómo ve a las empresas españolas en el mercado canadiense? ¿Cuáles son los principales fallos y aciertos que se perciben en su actuación?

La empresas españolas en Canadá son discretas.  Sin embargo manejan industrias y obras importantes. Todavía hay muchos españoles que tienen puestos importantes en empresas canadienses y que no conocemos todavía. 

El español en Canadá, al contrario de otros grupos étnicos, se asimila en la sociedad canadiense y desaparece.  No vive en un lugar de la ciudad particular como las comunidades griegas, portuguesas, chinas, italianas, etc..  Además somos muy pocos para establecer núcleos de este tipo.

La calidad de los productos, de los servicios y de la vanguardia son aspectos positivos de las empresas españolas.  Como en toda situación, cuando se proponen cosas nuevas como la gestión y financiación de infraestructuras, se tarda tiempo en convencer al público y los gobiernos porque éstos desconocen las ventajas y no tienen marcos comparativos.

 

- ¿Qué sectores ofrecen mejores posibilidades para las empresas españolas?

Todos los sectores.  Como es imposible competir al nivel del precio con países como China, lo importante aquí es primero la novedad, la calidad y la utilidad.  Canadá, y en particular Montreal, aprecia el diseño.

 

- ¿Cómo se percibe en Canadá a España y las empresas españolas?

España tiene una buena reputación en Canadá, aunque hasta ahora se ha conocido por el sol, las playas y la comida.  Los avances tecnológicos, de medio ambiente, del design y de la infraestructura empiezan a tener buena prensa. 

El gobierno Canadiense, y en particular el de Quebec, ha establecido varios acuerdos de colaboración en diversas industrias, incluso la educación.  Los canadienses tiene un gran deseo de colaborar con España.

 

- ¿Se pueden considerar como superados los viejos conflictos por temas pesqueros, o siguen teniendo una influencia negativa?

Los temas pesqueros, así como el de las focas, no se pueden olvidar.  Siempre habrá temas delicados que puedan resurgir e intervenir en discusiones políticas.  Lo más importante es de desarrollar temas positivos y seguir ampliando los terrenos de acuerdo.

 

- ¿Cree usted en la efectividad de las campañas para mejorar la imagen-país?

Si existen, no las veo.  España siempre ha sido tímida tanto al nivel comercial como al nivel político.  Creo que es importante mantener un cierto nivel de humildad para ganar la confianza de nuestros socios locales, pero ¿por qué dejar a otros países vender nuestro aceite de oliva, nuestro vino, nuestro mármol sin etiqueta española?  Esto no lo comprendo.  Gente como Rafael Nadal han hecho su parte para dar un buen imagen a España.  Las empresas españolas también pueden tomar el ejemplo de Rafa, de ser competitivas, agresivas y humildes a la vez.

 

- ¿Cómo valora la actuación de la Administración española en Canadá?

La última administración comercial dirigida por Enrique Fanjul, que considero un buen amigo, ha sido ejemplar.  Por primera vez, hemos visto una administración pro-activa, en equipo, y que siempre estaba disponible para apoyar los esfuerzos de la comunidad de negocios.  Esperemos que la nueva administración pueda mantener esa misma relación que hemos conocido y construir por encima.

 

- ¿Puede España presentarse a las empresas canadienses como una puerta de entrada a Latinoamérica? ¿Y a  Africa del Norte?

Este tipo de partnership lo he estado promoviendo desde hace muchos años.  España y Canada son muy similares. Tienen una población, un PIB y una política exterior muy similares.  La ética de trabajo y relaciones de negocios también son muy similares. 

Dicho esto, Canadá ofrece muchos servicios que España puede promover en países donde tiene una historia y conocimiento que Canadá aún conoce poco.

 

- ¿Qué recomendaciones básicas daría  a las empresas españolas que quieran abordar el mercado canadiense?

Canadá es un mercado pequeño.  Sin embargo, es un sitio ideal para probar sus productos y servicios antes de lanzarse en el inmenso mercado de  Estados Unidos.  Existen ya ejemplos exitosos como Zara, Dragados, Acciona, etc..  De ellos se puede aprender mucho.

  

Regístrese en SpainGlobal

Regístrese y recibirá nuestra Newsletter y otras informaciones y servicios que ofrece SpainGlobal para los expatriados y profesionales españoles en el mundo.

Pinche aquí para subscribirse